Viaja más

Selva Negra, Alemania - Viajes
01
Dic
2018

Si esto fuese una carta para nosotros en el futuro nos diríamos: “invertir en viajar porque es invertir en vivir” Alan.

Porque solo cuando viajas las preocupaciones se van, y lo único importante es respirar cada momento. Caminar por lugares nuevos. Conocer a personas y hablar con ellas. Comer, comer y comer. No ser cerrado de mente y dejarte llevar por la cultura de cada país. Tener humildad para poder asombrarte por cada olor, cada color. Disfrutar de todo lo que nuestro mundo nos ofrece. Viajar en pareja y compartir los mismos sueños. Enriquecer el alma.

Y siempre que puedas viaja con amigos. Disfruta de lugares increíbles acompañado por personas importantes para ti. Crea recuerdos imborrables, que siempre estarán en tu memoria para animarte en cualquier momento. Ríe, ríe y ríe. Porque sin las risas ¿qué haríamos? Escucha música durante los viajes, para que esas canciones te hagan revivir.

Por todo esto, siempre que podemos viajar nos escapamos a cualquier parte. Esta vez fue a la Selva Negra en Alemania, donde disfrutamos de los increíble colores, del olor a madera recién cortada, de los viajes por carretera, de cada pueblo y cada rincón inesperado durante el trayecto, de platos diferentes y nuevos sabores… pero sobretodo de ellas. Porque fue solo un fin de semana, pero cada viaje juntos parece que hemos estado meses riendo.

“Nadie adquiere una visión amplia, saludable y generosa si se queda en una esquina de la Tierra toda su vida” Mark Twain

Dale al play.