Boda Isabel y Michael

Segovia, Castilla y León
Reportaje de boda

EMOCIÓN es lo que sentimos al ver la boda de Isabel y Michael en Caserío de Lobones. Agradecemos cada día la confianza que depositan en nosotros parejas como ellos, que desde Alemania y conociéndonos a través de Skype, deciden contar con nosotros para el día más emocionante de su vida.

Todo comenzó con la preparación de los novios en el Caserío de Lobones, un entorno precioso y lleno de historia. Isabel se preparó con ayuda de sus amigas y las chicas de Mi Pelu Segovia. Cada rincón tenía algo especial, e Isabel brillaba con luz propia con su vestido de Pronovias. Mientras, Michael se preparaba en otra de las habitación con ayuda de su hermano, hasta que tocó irse para recibir a los invitados en el Santuario de Nuestra Señora de Fuencisla. Allí un “experto en pajaritas echas a mano” ayudó al novio dejándole perfecto.

Los invitados ya ansiosos por ver a la novia, cogían sitio dentro del Santuario. Su arquitectura y escultura nos sorprendió, además del paisaje que le rodeaba. Fue una bonita ceremonia religiosa con un increíble momento musical gracias al grupo Querbeat (al que pertenece uno de los hermano del novio). Además, todos los invitados cantaron al unísono “All you need is love” y fue algo inolvidable.

Tras muchos besos y abrazos a la salida del Santuario, tocaba la sesión en pareja. Segovia tiene un paisaje único. El trigo seco del campo sumado a la naturalidad y libertad de los novios, fue la combinación perfecta del día.

Después volvimos al Caserío para el cóctel. La presentación de cada plato era impresionante, solo hay que ver las fotos para que se te haga la boca agua. Nos encantó la felicidad que transmitían todos los invitados y se notaba que estaban disfrutando mucho ese día. Finalmente, la cena nos regaló momentos muy especiales: discursos de los invitados, juegos para amenizar la noche y mucha música. Hasta llegar al momento clave de la fiesta, ¡que fue muy top! Tanto los novios como sus invitados tenían el ritmo en la sangre y lo daban todo con cada canción.

Al volver a Madrid solo podíamos pensar: que suerte tenemos de poder vivir estos momentos gracias a la fotografía de bodas.

Si os gusta disfrutar de cada foto viviendo la magia de ese día primero dale al play de la canción.