Boda Marta y Quino

Aranjuez, Madrid
Fotografía y video de boda

Con Marta y Quino hemos compartido muchos momentos: una sesión preboda en la Sierra de Madrid; tardes de parchís y karaoke con ritmo sabrosón; comidas con lentejas quemadas y arroces pegados; viajes a la terreta con “hoteles poligoneros” elegidos por Marta; cenas en pijama con sus queridos gatetes que tanta alergia nos dan… Pero el momento que más recordaremos siempre será su boda en Aranjuez. ¡Alucinamos al verles! Estaban super guapos y no paraban de sonreír.

Todo transcurrió como les apetecía, sin horarios marcados ni típicos protocolos. En la ceremonia su familia y amigos pudieron darles mucho cariño, con monólogos divertidos y sorpresas de sobrinos incluidos. Además, disfrutaron de cada plato y comieron hasta reventar, como tantas veces os repetimos: “¡¡En vuestra boda tenéis que comer los que más!!”. Y encima pusieron a todo el mundo en pie con ese esperado baile donde todo fue “Suavementeeee”. Sabíamos que Marta tenía ritmo pero… ¡Quino fue todo un descubrimiento!

Por otro lado, no solo pudimos formar parte de ese día con el reportaje fotográfico de su boda, sino que además pudimos realizar todo su diseño gráfico. Empezando por el diseño de sus invitaciones siguiendo la estética que los novios querían para su día, y adaptando ese estilo al resto de la papelería (menú, seating, tarjetas regalo, álbum de firmas…). Porque tenemos debilidad por la papelería de bodas y es otra forma de entender cómo quieren los novios que sea su gran día.

Qué más os podemos decir… son nuestros amigos y ver cada instante detrás de la cámara nos intensificó mucho más todo lo que sentimos.


No queríamos terminar este post sin mencionar el trabajazo que hizo todo el equipo en la Finca La Montaña. Por un lado, Cruz GómezBlanco de Novia y Lucía Be hicieron que Marta brillase más que nunca. Nos reencontramos con el equipazo de Fotofun y nuestra queridísima Ana de Knots Make with Love. E incluso pudimos descubrir el gran talento que tienen las chicas de Ponchelina. Pero especialmente ha sido genial conocer a Sonia de Y Bajarte La Luna, que nos acompañó desde el minuto uno.